viernes, 27 de junio de 2008

¡Por fin... IM Niza!

¡Por fin os escribimos nuestra crónica del IM Niza!

La verdad es que Sergi y yo estamos muy satisfechos con nuestros resultados porque hemos entrenado bien y duro para esto, ya que el Ironman es mucho más que sólo el día de la competición... empieza desde el mismo momento de la inscripción y continua con todos los entrenamientos a lo largo de los meses hasta llegar a la prueba.

Independientemente del IM, yo ya estaba satisfecha con la temporada porque Sergi y yo hemos entrenado juntos, sobre todo en bici los fines de semana, y hemos pasado de todo: lluvia, frío, calor, enojos, risas, sustos, agobios... pero al final, hemos llegado a casa satisfechos de haber hecho el entreno. El IM sólo ha sido la culminación de todo el esfuerzo y de todo este proceso que hemos vivido juntos.

La competición en sí, ha sido genial, pero también los días que hemos pasado en Niza en compañía de nuestro gran amigo David y de Robert y Sonia. ¡Ha sido mejor de lo que esperábamos!

Os contamos la experiencia:

Todo empezó el viernes...

La aventura empezó el viernes de madrugada cuando pasamos por nuestro super amigo David (alias “Berri”) para salir rumbo a Niza. La verdad es que se nos hizo bastante corto el camino y más porque teníamos ganas de llegar a las 12:00 porque el grupo de Ironmex hacia una rodada en bicicleta por el paseo marítimo.



Llegamos justo a las 12:05, nos dieron nuestra equipación, nos cambiamos y salimos todos juntos por Niza... por cierto, íbamos detrás de nuestro coche que nos abría camino, con Berri de conductor y tres fotógrafos de periódicos de México haciéndonos fotos. Fue como dijo Berri, “Por lo menos, curioso”. Allí conocimos a Luis Alvarez, fundador del grupo Ironmex y nos encontramos con Noe, mi compañero de sufrimiento en el IM de Reino Unido.

Más tarde nos encontramos a Robert y Sonia en la Expo-Village. Fuimos juntos por nuestros dorsales y tuvimos oportunidad de hacernos fotos nada menos que con Marcel Zamora (aún bicampeón en Niza) y Laurent Jalabert (uno de los más grandes ciclistas mundiales de todos los tiempos).

Una vez esto, nos fuimos a disfrutar de la pasta-party, la cual se hizo en un auditorio y estaba muy bien organizada. Vimos a todos los Ironmex así como también a otros conocidos como Blanca Trenas y su pareja Jordi y también a Meritxell Portillo con su pareja.

El día antes de la competición...

Primero que nada, hicimos con el coche los primeros 70 km del recorrido de la bici, para conocer un poco la parte más difícil del circuito, comimos y empezamos a preparar todas las bolsas y las bicis para dejarlas en boxes.

No puedo dejar de impresionarme cada vez que veo los boxes de un Ironman. Es increíble ver tantas bicicletas aparcadas, la cantidad de bolsas tanto de la bici como del correr, gente de arriba para abajo. Aquí nos encontramos con Amaia y después con Toni y Carlos Gil, con los cuales intercambiamos un par de palabras de ánimo.



Ya de vuelta en el hotel, tocaba preparar las bolsas de necesidades especiales. Entre broma y broma, nos tocaba decidir una parte importante de la carrera, ¿Qué como? ¿Geles o barritas? ¿Dulce o salado? Conclusión, los cuatro nos pusimos en las bolsas desde bocadillitos de jamón, hasta chocolatinas...

Durante la cena, la pasamos bromeando, ni quién dijera que al otro día hacíamos un Ironman.

El día D...

Nos levantamos a las 4:00 am, desayunamos y nos fuimos a boxes. Dejamos las bolsas de necesidades especiales, nos despedimos y cada uno cogió su camino. Yo revisé mi bici, fui al baño, me puse el neopreno y me dirigí a la salida. Me encontré a Xavi Latorre y me dio mucho gusto verlo. Una vez allí, entre las 2500 personas dispuestas a disfrutar de esta competición, no sentí nervios, sino muchísima emoción.

- Natación – 3,8 Km

Marisol - Dieron la salida y desde el principio hasta el final de la natación me la pasé luchando con los demás. Me daba la sensación de que no cabíamos todos. La primera vuelta se me hizo larguísima, pero en la 2ª vuelta me sentí mucho mejor.




Salí del agua en 1:17’59”. Me dirigí a boxes, me quité el neopreno, me cambié lo más rápido que pude, cogí mi bici y fui a la salida... aquí justo estaba Berri animándonos.

Sergi – Creo que salí en el cajón equivocado. Las boyas están muy lejos y la gente se cruza de un lado a otro continuamente. Choques, golpes, patadas... ¿pero esto que es? Señores... ¡sin amontonarse que nos falta un mundoooo! Nada, ni caso. Trato de nadar tranquilo pero me paso dos kilómetros repartiendo y recibiendo (y luego dicen de los triatlones cortos).

La segunda vuelta ya se hace más tranquila aunque todavía hay alguno al que parece que los 3800 se le hacen cortos. Llego a la T1 con un tiempo discreto para mí aunque logro bajar de la hora (59’42”). Transición tranquila, saludo a Berri y ‘al ataqueeee”.

- Ciclismo – 180 Km

Marisol - La primera parte de la carrera la tomé como calentamiento ya que era llana y podía mover las piernas y también aproveche para empezar a comer un gel. Vi como se acercaba la pendiente de 500 metros con un 12% de desnivel, apreté los dientes y empecé a subir. A todos nos costó lo nuestro subirla. Después de allí, pese a que el recorrido seguía de subidita, la verdad es que me sentía bastante bien. Incluso cuando llegaron los 20 Km más duros hasta el kilómetro 70, sentía que subía con mucha soltura. Aquí me encontré con Toni primero y después con Sonia, lo cual me sorprendió y me animó muchísimo pues esto quería decir que iba a un buen ritmo.



En la cima del puerto, estaba el avituallamiento de las necesidades especiales, cogí mi bolsa, saqué la comida y seguí adelante. Aquí Toni me adelantó y poco después me alcanzó Sonia. Fuimos juntas un rato (juro y re-juro que sin hacer drafting) y veíamos todo el tiempo a Toni que iba delante de nosotras. Me di cuenta que tenía que comer y justo al darle la segunda mordida a uno de mis mini-bocatas, empecé a sentir mucho asco. Aquí me puse un poco nerviosa, pues pensé que como siguiera así, tendría que parar a vomitar, pero intenté tranquilizarme pensando en que el asco se me pasaría y podría comer más adelante y es que... ¡Comer es un aspecto muy importante en esta competición!

Poco después perdí a Sonia y a Toni de vista. Yo seguí con los ascos, así que cuando pasaba por los avituallamientos sólo cogía agua. Más adelante me pareció recordar que me habían comentado que la coca-cola era buena para asentar el estómago. Como tenía miedo de quedarme sin combustible porque todo me daba asco, en el siguiente avituallamiento decidí probar la coca-cola y la verdad... ¡Me entró muy bien! Al ver que era lo único que podía beber/comer, además de agua, decidí seguir con ella todo el circuito de la bici, hasta el final. La verdad es que el recorrido es precioso y tan solo por la parte de la bici, vale la pena hacer este IM.

Ya en los últimos kilómetros, empezaba a ver la recta del paseo marítimo en donde ya estaban muchos corriendo el maratón. Allí estaba Sergi ya corriendo y nos gritamos muchos ánimos. Esto me emocionó, los 180 km se me hicieron rapidísimos (quién lo iba a decir...). En total, 6h15”... ¡Una pasada!

Llegué a boxes, dejé la bici y en la carpa Sonia y yo volvimos a encontrarnos cuando nos poníamos las bambas.

Sergi - Subo a la bici y empieza ya lo bueno. Ahí comienzan a pasarme algunos maquinillas de secano y yo me centro en el viento en contra que teníamos y en ir pillando el buen ritmo. Llegamos a la primera cota de 500m. pero con el desnivel del 12%. Allí parecíamos que todos hubiéramos echado el ancla y subíamos a ritmo de caracol. Encogidos en los manillares. Zigzagueando sobre un buen asfalto.

En el alto, me siento y veo que me adelanta Jalabert (veo que ha nadado más este año). A partir de entonces, y hasta el kilómetro 70, donde llegaremos a 1100 metros de altitud, la carretera tiende a tirar hacia arriba. Bueno, a mi ritmo y a concentrarse en comer continuamente. No miro los kilómetros. Sólo el tiempo para que no se me pase el momento de “desayuno”. ¡Obsesión! Comer, beber, comer, beber, beber, comer... llego arriba y... ¡bocadillo de jamón dulce! Un poco de llaneo mientras me lo zampo como puedo (ya no me entraba nada). A partir de allí, terreno variado, bonito, carretera en zig-zag, alguna subidilla, otra bajadilla. Aprovecho incluso para ver un poco el bonito paisaje que nos ofrece el circuito. ¡Vale la pena!


En algún tramo se monta algún pelotón y siempre algún ‘personajillo’ se aprovecha del ‘drafting’. Echo agua a ver si lo aparto pero ni por esas. ¡Bueno, ya te pasaré corriendo! –pienso. En el kilómetro 120 comenzamos a bajar por una carretera de curvas, algunas peligrosas, en fila de a uno. Sólo hay una trazada. Aún no me ha pasado Roberto. Creo que estoy haciendo una buena bici.

Últimos 20 kilómetros de llano hasta el paseo marítimo de Niza. Me encontraba bien. Fresco. ¡Sí, nunca pensé que pudiera a pensar eso tras 180km de bicicleta! Al final 5h57’. Cinco minutos más que en Austria el año pasado con la importante diferencia de la dureza del circuito.

- Atletismo – 42 Km. El maratón

Marisol - Esta vez no me costó trabajo empezar a correr. Cuando pasé junto a Sonia nos dimos ánimos y más adelante vi a Amaia, Mari Carmen y la novia de Xavi que nos animaban. Había mucha gente de México con las banderas que cuando nos veían pasar a los Ironmex, nos animaban muchísimo. Como era un circuito de ida y vuelta, me encontré con Sergi que corría en el lado contrario. Según me dijo, yo estaba corriendo demasiado rápido y me gritó “tranquila, dosifica que esto es muy largo” así que al momento bajé el ritmo y me concentré en no parar. En el primer avituallamiento intenté comer, pero otra vez, me vinieron los ascos, así que decidí no intentarlo más y seguir con la coca-cola. Quién me lo iba a decir: Yo que siempre había odiado y renegado de la coca-cola, ¡¡Ahora me estaba salvando la vida!!


En los avituallamientos cogía un vaso de agua, otro de coca-cola y regaderazo de agua fría. Esto fue durante las 4 vueltas en las que fui todo el tiempo, super concentrada en NO PARAR. Nunca me había concentrado en una carrera, pero esta vez quería hacerlo porque entre el calor, los ascos y el cansancio, sentía que en cualquier momento podía tirar la toalla y ponerme a caminar y no quería. De hecho, recuerdo que cuando pasé a Xavi Latorre y a Toni, sólo intercambié un par de palabras con ellos. A Sonia sí que la animaba cada vez que la veía porque iba como una máquina, lo hizo super bien. Con quién hablé un poco más fue con Berri, quién estuvo de arriba para abajo dándonos ánimos durante todo el circuito. Yo creo que de tanto ir y venir, él también hizo su maratón particular. ¡Es el mejor!

Los últimos 10 kilómetros fueron los mejores, pues si no había parado en toda la carrera, ahora nada me haría parar hasta meta. Es indescriptible la sensación de triunfo de los últimos metros, sobretodo al pasar por la alfombra azul y llegar a meta haciendo el maratón en 4 horas (seis minutos menos que Sergi, je, je, je...). ¡Esto hay que vivirlo aunque sea una vez en la vida!

Lo extraño es que este es mi segundo Ironman, pero sinceramente, este ha sido el que más he disfrutado en todos los aspectos. El año pasado en Reino Unido, el frío y la lluvia, hicieron que la competición fuera un martirio para mí.

Mi tiempo final fue de 11h46’20” (bajando casi 3 horas del tiempo del Reino Unido). Finalicé en 10ª posición de F30 y en 33ª posición general. Y como anécdota, decir que puedo presumir de ser la 1ª mexicana y la 1ª española de la prueba.



Sergi - Poco a poco que es un maratón. Circuito monótono a lo largo del paseo. 5,5km de ida y lo mismo de vuelta. Inicio a ritmo suave aunque dejando margen (sentía que podía más pero recordé lo largo que se me hizo en Austria y no quise apretar más). Sobre el kilómetro 5, veo que pasan casi juntas Sonia y Marisol, ya llegan a correr. ¡Qué bárbaras! -pensé. A Marisol le ha ido genial.

Giro de vuelta y veo a Carlos Gil clavadísimo, lo animo pero sigo. Él llevaba su segunda vuelta, yo me desdoblo. Seguí hasta terminar mi primera vuelta. Iba concentrado. En mi mente llevaba ‘tatuada’ la frase: ¡NO PARES! Iba leyéndola continuamente. Seguía comiendo, bebiendo y refrescándome. ¡El calor era bochornoso!




David, nos animaba continuamente y nos ayudaba a sobrellevar el esfuerzo. La verdad es que con amigos como él, los maratones parecen menos. La segunda media aflojo el ritmo aunque sin dejar de correr que era mi objetivo principal. Me concentré tanto, que no pude ver mucho a la gente con la que continuamente me cruzaba. Iba a lo mío, aunque sí que pude ver rápidamente a Marisol y después a Sonia (la pasó en la transición), y a Roberto que cada vez iba más lento. Seguro vuelve a tener esos dolores en el estómago, pensé. Lo paso en la cuarta vuelta. Lo animo y le pregunto si terminaba. Su afirmación me llenó de alegría puesto que se retiró el año pasado en Austria y este año en el Ironcat. Me alegré que aunque fuese tranquilamente, lo terminara.

Marisol y Sonia iban muy bien las dos. Al resto del Gavà Triatló no los vi en carrera en ningún momento. No pude animarlos. Terminé el maratón pinchando un poco y al final en 4h06’.

Terminé la prueba en un tiempo de 11h15’07” rebajando más de media hora el tiempo final del año pasado en Austria, lo que me hace sentir muy alegre y contento por los entrenamientos realizado y el estado de forma obtenido. Posición final 399 (sobre los casi 2300 salidos).


En meta...

Después de llegar a meta, me encontré con Sergi, pero yo no me sentía bien. Fuimos a la zona de descanso, donde estaba la comida y los masajes. Yo seguía con los ascos y no podía comer pero además, sentía que no podía dejar de caminar, así que le pedí a Sergi que me acompañara a la enfermería para que me pusieran suero pues como no había podido comer nada más que coca-cola, tenía miedo de desmayarme o algo así...

La verdad es que con el suero me encontré mucho mejor... al menos psicológicamente.

Entrar a la enfermería también nos mostró la otra cara del Ironman... sólo diré que vimos mucha gente en condiciones muy muy malas.

Yo había dicho de quedarme hasta que entrara la última persona a meta, pero ninguno de lo cuatro nos sentíamos en condiciones de seguir allí y sólo queríamos ir al hotel a ducharnos y descansar.


Al otro día...

Evidentemente, nos dolían las piernas y teníamos ampollas y quemaduras... pero ya nos encontrábamos mucho mejor. Disfrutamos del centro de Niza y por la tarde fuimos a la entrega de premios, a la cual nunca habíamos ido y sinceramente vale la pena. Nos dieron de cenar, entregaron los premios a todas las categorías y evidentemente, a los ganadores de la prueba y después de todo el protocolo, todos terminamos en el escenario con las banderas, brincando y saltando junto con todos los crack.
¡Super divertido! :D

Felicitar a todos los que acabamos la prueba pero sobre todo a los que se estrenaban en la distancia. En especial, quiero resaltar a Sonia que ha hecho un gran primer Ironman.


-----


Anécdota:
- El sábado anterior a la competición nos encontramos en el ascensor con una chica italiana que nos comentó que había hecho 2ª hace dos años. ¡Alucinamos! Al otro día, ya en el maratón, me hice a un lado para dejar pasar a la primera chica, era Martina Dogana... y me gritó “¡venga, vamos!”, allí flipé y empecé a animarla, gritándole que era la mejor y que la admiraba. Al acabar la competición supe que había ganado la carrera. Al otro día, después de la entrega de premios, nos acercamos para tomarnos una foto con ella y me preguntó si la había escuchado cuando me animó en la carrera... ¡Se acordaba de mi! Yo todavía estoy alucinando con este detalle. Ahora tiene en mi una admiradora... no dejaré de seguirla en Hawai, ni en las otras competiciones que haga.

12 comentarios:

IMMA dijo...

Muchas felicidades!!
Leiendolo se me ponen los pelillos de punta...
Un beso y muchos recuerdos!

sonia dijo...

Qué grandes soys!!!
Los dos os habéis salido en el IM de Niza, ya podeis estar orgullosos.
Nos lo hemos pasado súper bien con vosotros. Ha sido todo tan emotivo...la compañia vuestra, lo mejor del IM sin duda.
A ver si quedamos para ver las fotos y volver a celebrarlo juntos!!
Gracias, Marisol, por tus ánimos, pero yo sí que te admiro, máquina!!
Vaya tela tirarse medio IM a base de coca-cola, qué capacidad, qué sacrificio!! Y lo bien que lo has hecho además!!
Y tú, Sergi, sin palabras...un tiempazo, y qué fresco se te vio post IM.

Felicidades a los dos otra vez!!!!

Un abrazo, Sonia

fellah dijo...

Marisol,

Qué gusto ver tus blogs tanto de fotos como de carreras y demás... harto gusto.

Un beso pa ti i una abraçada pel Sergi.

Salut

Pablo Cruz

Gabriel dijo...

Enhorabuena por vover a ser finishers!!!! Sois unas maquinas.

Salut

robert mayoral dijo...

felicidades por los tiempazos, no se cual de los dos se ha salido más....a disfrutarlo y a descansar, solo un poco, que os lo habéis ganado!!!

Roy dijo...

Felicidades!
la verdad es que leyendo esto... parece fàcil acabar un Ironman... con lo que me gusta a mi la coca-cola... ya se lo k tng k hacer en Frankfurt el año k viene si me pasas eso.
1 saludo y felicidades a los 2

sermor dijo...

Muy bien sí, señor. Enhorabuena a los dos, empareja ;)

Ishtar dijo...

¡¡¡Enhorabuena!!!

Precioso relato en paralelo de vuestros 2 IM. Veo que a vosotros también os pasa un poco como a Sergio y a mi, que tenéis más o menos las mismas sensaciones en cada competi... cosas de entrenar juntos supongo ;-).

Genial carrera de los 2 en un circuito que tiene pinta de ser durísimo!

Besicos y felicidades!!!

NICOLETA dijo...

Hola chicos, por fin pude leer vuestro relato y la verdad que me han inyectado adrenalina, estaba muy espectante de conocer los detalles de la "IM" y no me han fallado, es ¡¡espectacular!! y mas espectacular el carrerón que se mandaron...MUCHAS FELICIDADES!!!! y el año que viene, por ahí, hasta la corremos juntos.
Bárbara

Ernest dijo...

PAREJA DE ASES!!!

Vaya carrerón y sobretodo disfrutando de cada sensación que es la finalidad de este deporte!!

Mi más sincera admiración.

Un abrazo.

Ernest

Anónimo dijo...

Vaya crónica, me he emocionado muchísimo. En serio me dais envidia sana.
Muchas felicidades y besitos.
Pedro Parrilla
P.D. Estoy de acuerdo que las competiciones al lado del Berry se hacen más corta. Bravo David

Santos dijo...

¡Vaya carrerón! ¡Sí señor! De los dos, pero la de Marisol me parece soberbia.

Me alegré mucho cuando vi las clasificaciones por Internet.

Y lo que es muy importante, la crónica detallada. Siempre he pensado que quien no es capaz de plasmar por escrito alguna experiencia, es que no lo ha vivido.

Santos